Deleite Plazas Ir a la portada Visita ElPlazas.com El Plazas
Menú Clase Aparte Cocina Plaza's Recetas Plaza's Actualidad Verdes como el planeta Salud y Belleza Eventos Plaza's
Destacados


Remedios Caseros para la Infección Estomacal

El dolor estomacal es una molestia capaz de hacernos perder una jornada de sueño, y si viene acompañado de otros malestares como dolor muscular, dolor de cabeza, fiebre y mareos, puede tratarse de gastroenteritis viral, también conocido como virus estomacal. Este virus suele durar de 1 a 2 días, y en el peor de los casos hasta 10 días.

Por suerte, existe una serie de remedios caseros que suelen hacer el mismo efecto que los antibióticos recetados por el médico, ya que están fabricados a base de ingredientes naturales:

– Hielo: si con el malestar no te provoca ingerir agua, puedes optar por chupar cubitos de hielo que te mantendrán hidratado.

– Hinojo: la infusión de estas semillas es recomendada para los calambres estomacales. Se aconseja tomarla tibia varias veces al día.

– Manzanilla: es el clásico remedio para estos malestares. Su poder radica en que relaja los órganos internos y por ende hace que aminore el dolor. Muchas personas certifican que luego de tomar este té frío o caliente, el malestar se alivia.

– Tomillo: se dice que los aceites volátiles que se encuentran en esta hierba, hacen que cesen los gases, y además los fenoles que contiene funcionan como antiespasmódicos; es decir, esta planta ayuda a controlar los gases y calambres del estómago.

– Hierbabuena: el efecto de esta planta es relajar los músculos intestinales, ya que su principal componente es el mentol; además, funciona como antiespasmódico, combate la acidez, las náuseas, y todos los síntomas de indigestión.

– Los cambures o bananas: por su contenido de potasio hacen que el estómago pueda recuperar los minerales perdidos durante el vómito o la diarrea.



Beneficios del Bambú para la Salud

Esta maravillosa planta, altamente vistosa y utilizada para decorar muchos hogares, es originaria de la India, y su desarrollo es tan rápido, que puede crecer hasta 20 centímetros por día.

Esta planta es beneficiosa particularmente para nuestra piel y nuestros huesos, por poseer alto contenido de un mineral llamado sílice. Esta sustancia es muy común en las plantas que ingerimos y otros alimentos naturales, pero en la actualidad, como la manera de alimentarnos se ha degradado tanto, se consume cada vez menos. Este componente incrementa la síntesis del colágeno que se encuentra en altas concentraciones en los tejidos óseos. Además, el bambú posee minerales como: calcio, magnesio, fósforo, potasio, sodio, cobre, hierro, entre otros.
Para consumirlas, las hojas exteriores o la vaina de los brotes de bambú tienen que ser retiradas y la parte interior de color crema y tierno se corta en rodajas finas; estas se remojan primero en agua durante unas pocas horas, y luego se hierven sin cubrir. Después de hervirlas, se drena el agua y se hierven de nuevo en agua dulce durante 5 minutos. Los brotes de bambú están listos para usar en sopas, ensaladas y frituras y también se pueden almacenar en la nevera.
El jugo de brotes de bambú también se utiliza para limpiar cualquier tipo de herida infectada, llagas y úlceras.



Razones por las que Comemos de Más.

Entre nuestras necesidades fundamentales está el hambre, pero el hambre no siempre es una necesidad biológica, sino más bien, en muchas ocasiones, la necesidad de comer es netamente emocional; es decir, está asociada a alguna carencia emocional, preocupación o alegría muy fuerte, la cual solemos satisfacer mediante hábitos alimenticios. Por lo general este tipo de ansiedad tiene sus motivos, desde desviar la atención de alguna preocupación, o más bien, refugiarse ante un hábito “supuestamente bueno” para contrarrestar lo que nos pasa.

Esta situación ocasiona un doble problema, ya que en primer lugar, se encuentra la situación emocional irresuelta, y en segundo lugar el problema con la alimentación, en este caso la sobrealimentación. Es importante ante todo, saber detectar cualquier emoción que nos esté afectando y poder controlarla, para evitar compensarla comiendo, ya que este es un hábito que tarde o temprano hay que desactivar.

Una de las principales recomendaciones, es pensar detenidamente si se tiene hambre o no, o si realmente es el momento de comer. Si la respuesta es negativa entonces es necesario alejarse de la comida, y analizar en que realmente el cuerpo no está pidiendo tal componente para sentirse bien. Igualmente, es aconsejable organizar un itinerario de comida, que abarque las tres comidas fundamentales del día, más los entre horas, siempre que sean saludables, que son los necesarios para que tu organismo funcione de manera regular.



¿Asma? Puedes Combatirla con Ejercicio

Existe el falso mito de que las personas que padecen de asma no deben hacer ejercicio porque podría prolongar dicha condición de salud, sin embargo, esto es falso. Al contrario, las personas asmáticas, son las primeras que deben sobrellevar su condición con actividad física.

El motivo principal por el cual las personas asmáticas le temen a la actividad física, es que el aire frío puede llegar de manera brusca a los bronquios a la hora de un entrenamiento específico; es cierto, esto puede causar ataques de asma repentinos, pero si se tiene un buen entrenamiento y rendimiento físico, son circunstancias que se pueden superar a la hora de practicar algún deporte o rutina, además de nunca dejar abandonado el tratamiento correspondiente.

El ejercicio es una buena opción para las personas asmáticas, ya que mejora su calidad de vida, favorece su capacidad torácica, beneficia al desarrollo de su sistema respiratorio, y por último, combate el componente psicosomático de la enfermedad.

Entre los deportes que se recomiendan para personas con esta condición, se encuentra la natación, ya que se práctica en un ambiente cálido, y las vías respiratorias del que lo practica no se enfrían, ni pierden humedad, el karate, ya que es un arte marcial que enseña a controlar cuerpo y mente, y las actividades de remo, ya que benefician al sistema respiratorio, por su carácter rítmico.



Búsqueda
Suscríbete por email

Escribe tu dirección de email:

Más Recientes
Sigue @ElPlazas
Síguenos en Facebook